La infancia de Ágata

Al estar revisando las fotos del circo me encontré con las fotos de las chicas cuando eran pequeñas; si ustedes las ven podrían darse cuentas que desde niñas ya figuraban para la artisteada. Por ejemplo Ágata, desde antes de que se fuera a África como cazadora de leones vivía en un pequeño poblado de Alemania (tal vez de ahí su carácter recio y un tanto frío) pero como buena hija de familia, ayudaba en los quehaceres de la casa sin decir una palabra; le ayudaba a su papá a organizar la oficina que siempre olía a humo de cigarro y en donde podías encontrar papeles por todas partes. Con su mamá era diferente, le ayudaba en cuestiones, que en ésa época, se podría decir que era más femeninas como limpiar la casa o ayudarle con la cocina. Ésta última era de las actividades que más disfrutaba, porque era toda una aventura ir por ella; sobre todo si la acompañaba su monito Lincon.

Su monito Lincon se lo regaló su mamá en su cumpleaños #5 y como buen juguete nuevo, Ágata lo traía para todos lados y es que pareciera ser el hermano que nunca tuvo. Llevaba puesto el mismo perfume que ella, su sombrero de copa se limpiaba todas las noches del polvo acumulado del día, y la barba era peinada en las mañanas para mostrarse como todo un Juguete que la gente tenía que admirar.

Un día, las cosas cambiaron para mi niña. Cuando regresó de la escuela se dio cuenta de que un gran auto negro se encontraba al frente de la puerta de su casa. Desconcertada, apresuró el paso con tal magnitud que la mochila aguamarina se zafó de sus hombres cayendo al piso y desbordando los útiles que llevaba al colegio. Sus cabellos reflejaban el radiante sol que se iba a apagar esa misma tarde. Se llevaban a su madre sobre una camilla azul que era sostenida por dos hombres. Nunca entendió lo que pasó esa tarde pero jamás volvió a ver a su madre.

Jamás preguntó por su madre desde aquella vez, pero seguía ayudando en los deberes de la casa y todas las tardes regresando del colegio pasaba por la misma carnicería solamente para recordar lo que se sentía ser una niña otra vez.



Photo!

Gracias

Debido a mi corta edad soy un individuo que necesita por lo menos de 10 a 12 horas de sueño, pero hoy debo de agradecer:

  • Al vecino que vino a traerme lo que le prestamos
  • A mi compañera de clase que me habla por teléfono para una duda de lo más sencilla
  • A mi otra compañera de clase por también hablarme y decirme que no entiende porque la primera tiene esa duda (así es, a ella también le habló)
  • A mi conato de infección en la garganta

¡¡¡¡¡¡¡¡Por espantarme mi siesta vespertina!!!!!!! Por estar ahí justo cuando estoy en mi cama cerrando los ojos dispuesto a descansar. A todos ustedes gracias, gracias por hacer de mí un ser malhumorado esta tarde de lunes.

A new pet

Ágata: Pero que mierda es eso que traes?

Rou: Ah? es un..

Jélica: Una porquería mira nada mas como esta flotando en el bote

Sirene: Si quiera lo hubieras puesto en un bote mas bonito, no de mayonesa

Rou: Y bueno no tuve tiempo de ponerlo en un mejor pero ahorita mismo lo cambio

Jélica: ¿Pero en si que es eso?

Rou: Ah pues muy fácil, es un feto gótico

Sirene: Ay que curioso el bichito ese, tiene el pelo del mismo color que el mío

Ágata: ¿Un feto? ¡¡¡Ah que asco!!!

Sirene: Pues a mi me gusta, se me hace que de grande se va a poner mejor

Rou: Sip por eso mismo lo vamos a dejar en la entrada del circo, para que todos lo chuleen y si no, que les cause curiosidad y se acerquen (jeje)

Jélica: ¿Y al menos hace algo?

Rou: Pues que yo sepa no, pero a apoco no se ve bonito ahí nadando

Jélica: Si tu lo dices..

Ágata: Ay cirquero, no cambias..

En resumen..

Son las 9:45 de la mañana y me llega la noticia de que tengo que estar listo para la comida familiar de hoy. Yo me pregunto: ¿Cómo diablos quieren que este listo en menos de 20 minutos? Respuesta: Todos se fueron y me quedo en casa solo.

Opciones a elegir:

a) Dormir

b) Hibernar frente a la TV

c) Salir y dar un rol por ahí

d) Todas las anteriores

Tuve que prepararme para salir con mi backpack llena de cosas que tal vez nunca utilice como:

–> Un paliacate

–>Mi agenda “Quino” (suelo ser un tanto olvidadizo, aunque creo que éstas cosas me hace más)

–>Cepillo de dientes y pasta

–>Pelota de hule

–>Pluma y libreta

–>Alguna que otra foto

–>Cuando se puede, cigarros, si no, dulces

3:10: Prendo el radio para no quedarme dormido mientras manejo a causa de la desvelada del sábado

3:30: Voy el auto rumbo a la plaza y recuerdo que mi backpack se quedó en mi cuarto, ¡diablos!. Afortunadamente no la necesitaba tanto para mi travesía en el norte de la ciudad. Llevo los microfilms y con eso me basta. El resto del tiempo me la pasé caminando y de window shopping, suficiente para llevarme lo que necesitaré en unas cuantas semanas.

6:50 De regreso a mi humilde hogar pero con grandes ideas en la cabeza

Resumen: El día de hoy fue un simulacro a mi objetivo que tengo “cuando sea grande”: autonomía y autosuficiencia

Opinión Personal: Todavía no estoy del todo listo.

No mas nudos

Es la segunda presentación de la chamba y otra vez hay que venir de traje y ésta vez le gané a las corbatas, anudé las que tenía y las dejé colgadas sobre el closet. Ahora si no me podrán ganar un pedazo de tela de 50 cms muajajajaja

La Cita de Jélica (2a parte)

Creo que ha habido demasiada curiosidad por parte de los bloggers por saber cómo le fue a Jélica en su cita con el Raz; lo cual me da mucho gusto, porque me da entender que es una de las chicas queridas por el público que asiste al circo. Y para narrarles de viva voz como le fue, esta conmigo la protagonista del cuento de hadas blogger: Jélica!

Jélica: Ja gracias, realmente fue bastante divertido salir con uno de los admiradores que tiene una en el circo. Para empezar yo no conocía personalmente a Raz, solo por mensajitos que me dejaba en el Tag y en los comentarios del circo. Y cual fue mi sorpresa ver que se estacionaba una camioneta pick-up roja frente a la carpa. Al principio pensé que se trataba del granjero que nos trae la paja para los animales del circo, pero no podía haber sido porque el sr. Eulalio llega todos los viernes muy puntual. Entonces me quedé en la puerta viendo (obviamente yo ya estaba arreglada) y era él!, un chico (bueno, no tan chico) bien parecido con unas flores que por más que trataba de esconderlas en su espalda no podía. Tocó el timbre y para no verme tan urgida me tardé un poco en abrirle y zas! me lanza las flores a la cara como queriéndome sorprender y todo el polen se roció sobre mi fresco maquillaje. Primer punto malo pensé, pero traté de no darle importancia y disponerme a pasar un excelente rato junto con él, y así fue, el disco que traía en su camioneta “Pa raspar el huarache” traía las mejores cumbias que jamás había escuchado antes. La verdad es que me no me gustan tanto como a Ágata pero la forma en que las tarareaba Raz me divertía mucho.

Cuando llegamos al restaurante italiano (mi favorito) me encontré con que estaban esperándonos desde la entrada (pobre Raz, espero que no haya gastado mucho), me ayudaron a bajar, me acompañaron hasta la mesa y nos atendieron de muy buena gana, lo único que no me gustó mucho es que estuviera un monigote ahí parado atrás del Raz para ver que se nos ofrecía; sentía que me observaba las piernas por la falda que llevaba (supongo que Raz no se dio cuenta).Durante la comida estuvimos platicando de cada uno de nosotros, de nuestras infancias y de lo que hacíamos en nuestros trabajos, pero si no hubiera sido por el pequeño eructo producido por el gas de su vodka con agua mineral, la comida hubiera sido muy monótona.

Pero aquí viene lo bueno, después de la sobremesa me dijo que si íbamos a caminar por ahí, pero estaba tan llena que si daba un paso más le devolvía el capaccio entero, entonces le sugerí que nos fuéramos al cine, y terminamos viendo los ?thunderbirds? por dios! No puedo creer que haya hecho una película de los monitos que tienen cables por todas partes, pero ya ven como son los hombres, obstinados y necios en cuestiones de arte. Saliendo del cine le pedí si me llevaba al circo para poder cambiarme e irnos a bailar (así es, tuvimos una cita muy..completa) y oh my good, se trataba del mejor bailarín de la bloggosfera, es más, le dije que lo iba a poner en engorda y a hacer ejercicio para mandarlo de stripper a insurgentes.

Se hacía tarde y el tiempo de regresar al circo se acercaba; pero algo me decía que todavía no era el momento y es que me tomó muy suavemente de mis hombros y me susurró -quiero volverte a ver. No le contesté, ni le hablé el resto de la noche, me llevó de vuelta, me bajé de su camioneta y le di las gracias con una sonrisa. Creo que me gustaría volverlo a ver.

Una mañana hecha nudos

Hoy tengo una presentación importante en mi trabajo y para ello tuve que vestirme de traje. No es algo que me desagrade, pero se puede convertir en un caos cuando los pequeños detalles salen a flote. Tenía mi camisa lista y planchada, (porque la mamá de Rou se preocupa en que sus hijos sean autosuficientes les enseñó desde muy pequeños a planchar.. a menos que pensara que no íbamos a tener futuro y planchar ajeno sería nuestra salvación.), mis cosas listas, llámense libretas, compu, etc. Todo excepto mi corbata! mi papá se había ido sin anudar mi corbata y la pobre estaba ahí tendida, cual serpiente reposando en el closet. Iban a pasar por mí en unos minutos y no estaba del todo arreglado, ni modo, tuve que irme así y pasar la pena de pedirle a alguien que me ayudara a hacer el dichoso nudo de la corbata.

El problema aquí fue a quien se lo pedí, porque nadie de mis cuates que estaba conmigo sabían hacerlo. Entonces con la cola más o menos entre las patas, le pedí de favor a mi vecino de cubículo que me ayudara con el nudo. Él amablemente aceptó y sin creerlo, me dio los mejores tips para un nudo perfecto y ahora luzco mejor que cualquiera de la nobleza británica. Prepárense que el mismísimo Rou anda suelto y vestido de gala!

Música para la ciudad

(Escrito el jueves 16 de Septiembre de 2004)

Realmente desde hace días añoraba con un día como el que tuve hoy, en donde todo te sale bien y lo que haces es porque realmente lo quisiste y no por obligación; en pocas palabras necesitaba descansar y como las chicas también se fueron, aproveché para apapacharme.

Me levanté a las diez y media de la mañana con el antojo de café con leche que fue satisfecho de inmediato; mis shorts y una playera blanca fueron el outfit perfecto para bajar a desayunar. Pero la comida tenía que reposar para no sentir malestar alguno a lo largo del día, así que mi sillón pachoncito me hizo un lugar para guardarme durante veinte minutos que de no haber sido por mi celular habría pensado que estaba en el cielo. El muy desgraciado sonó diciéndome que tenía una cita a la cual falté obviamente.

Para continuar con el día perfecto me fui a tomar unas fotografías que necesitaba para la escuela. Realmente eso último de la escuela no fue lo determinante, sino el pretexto para salir a dar la vuelta por la ciudad que hace tiempo no lo hacía, y qué mejor aún que estando sola. Tan sola que mejor terminé en casa de mis primos donde me encontré con una grata sorpresa: canciones que desde hace 5 años no escuchaba!!!. Esas canciones marcaron unos buenos años de mi vida y volverlas a escuchar fue lo mejor que me pudo pasar en día. La mayor parte de las canciones eran de Fito Paez, pero era una selección tan especial que encontré que pareciera que me conocieran porque eran las canciones justas para moverme ésas fibras.

Hace tiempo que no tenia un dia así, tanto que hasta se me había olvidado, pero fueron cambiados por días mejores, por días que próximamente postearé.

La cita de Jélica

Jélica: ¡¡¡Chicas, chicas!!!

Ágata y Sirene: ¡¡¡Qué!!!

Jélica: ¡¡Me invitaron a salir, me invitaron a salir!!, un tal Raz me dejó un mensajito en el tag diciéndome que quiere que salga con él!

Sirene: Ay pero si ni lo conoces, que tal si te hace algo.. Ay no se mi niña, a mi me da mala espina

Ágata: Para mi que debe de ser de esos fans locos que solo buscan una oportunidad y luego pum! se van, te dejan sola y abandonada, sin que puedas reclamarles nada y tu odio se va acrecentando por la culpa de un hombre que no te supo amar. Pero algún día lo volveré a ver y ese día, juro que ese día pagará por todo lo que.. (ahm.. disculpen)

Sirene y Jélica: Ok

Jélica: No creo que sea como dices, aunque desde que llegué al circo me ha echado el ojo.

Ágata: ¿Y cuándo te invitó a salir?

Jélica: Este puente

Sirene: Pero habíamos dicho que en este puente íbamos a ensayar los próximos actos, a ayudarle a Morfeo a quitarse la pena para salir en público y arreglar el circo que esta hecho un verdadero desastre.

Jélica: Morfeo?! Cierto, ese guapo fuerte, carismático dios griego (suspiro)

Ágata: Ay niña, en verdad no cambias… pero porque no le pides permiso al Rou y a ver que te dice

Rou: ¿Que le diga qué a quién?

Jélica: Puedosalirpuedosalipuedosalipuedosalirpuedosalirpuedosalir Si? Si? Si? Si? Si? Raz me invitó a salir y quiero ir, ¿puedo? ¿puedo? ¿puedo?¿puedo? ¿puedo? ¿puedo? ¿puedo?

Rou: Mmm no se, tenemos muchas cosas por hacer este puente, pensaba hacer uno que otro cambio en el circo.. pero esta bien, ve. Ustedes también si quieren, yo me quedo a arreglar todo el relajo y sirve que me tomo unas vacacioncitas aquí.

Jélica: Ay por eso eres mi cirquero preferido (smuak!)

Rou: je, gracias..

Sirene: ¿Lo dices en serio? Últimamente he tenido muchas ganas de regresar a la feria donde te conocí

Ágata: Ay yo también me voy a dar un descanso; probablemente me vaya a acampar por ahí, hace mucho que no salgo.

Jélica: (corriendo) Pues me voy a arreglar, no vaya a ser que venga y no este lista!!

Letras ¡buenas tardes!

Si hablan a la extensión 3153, una voz masculina, atrayente, y sexy seguro les contestará. Se trata de Rou, que cuando no esta atendiendo el circo se encuentra en un cubículo de tres x cuatro m2 frente a una computadora en donde tiene abierto el msn, bajando una que otra rolita y al final, trabajando (ahm, diablos esa no es buena referencia para alguien que quiera contratarme..)

Yo mismo se que no se trata de un trabajo del cual dependa mi futuro pero si lo esta marcando y de muchos colores. Dentro de los colores cálidos, encontramos las mil y un ocasiones en que después de que entra una visita al cubículo (que comparto con mi jefa) es pasada por las tijeras sedientas de crítica constructiva de mi compañero de junto (que es un profesor). Junto con él tratamos de mejorarle la vida al que por desgracia se atrevió a profanar la tierra de aquellos que nos creemos semidivinos y que si tenemos un error, es mínimo. La bofetada elegante por parte de mi vecino, aderezado con el humor negro de mi jefa, hacen el platillo exquisito para adictos a la buena crítica como yo.

Si hablamos de los colores fríos como el morado y café, están las largas jornadas de trabajo. Aquellos días en que todo mundo te llama y parece ser que no pueden funcionar sin haber hablado antes contigo. Existen mails que con gusto respondería, pero ¡porque diablos tiene que estar sonando todo el día el teléfono justo cuando estoy más ocupado! Lamentable y/o afortunadamente no me queda de otra que amablemente contestar: Letras ¡buenas tardes!