Morfeo y las chicas

Después de mi viaje onírico, me traje al tal Morfeo al circo para hablar al respecto de su show o al menos de lo que podría hacer aquí y esto fue lo que pasó:

Ágata: Hey chicas, ¿ya vieron al papacito que viene con el Rou?

Jélica: (con ojitos de borrego a medio morir) ¡ay si, está guapísimo! (suspiro)

Sirene: Pues si, esta galán no lo puedo negar, pero ¿Quién es?

Rou: Que tal chicas, les presento a Morfeo, a partir de ahora se integrará al reparto del circo con un nuevo show que estoy seguro atraerá a bastante gente de la blogósfera

Morfeo: Que pachuca por toluca mis nenorras .. aquí esta su mero mero valedor. Ora si, verán que nos vamos a pasarla bien, verdad werita?

Ágata: Ah? si?, claro…, (susurrando a mi oído: Me vas a decir ahora mismo de donde sacaste a semejante pelafustán!)

(Rou: Pues… de mi sueño…, ¿!que no ves que es Morfeo?!, el dios griego que te cuida cuando te jeteas!, no te das cuenta, tenemos en nuestras filas a una divinidad!!!, mucha gente vendría a verlo!!!… aunque claro, tendríamos que buscarle algo en lo que sobresaliera…)

(Ágata: No me importa si se trata de un enviado divino, míralo!!!)

Morfeo: ¿Cómo dijistes que te llamabas? ¿Gatita?, te voy a decir gatita

Jélica: Jélica, me llamo Jélica, pero esta bien, llámame Gatita (jijijijiji)

Morfeo: Ora pues, así será, ¿y tu morra?

Sirene (Con cara de asco): ¿Yo?, yo soy tu madre y me respetas, güerito de segunda!

Ágata: ¡Sirene por favor!, trata bien al invitado

Sirene: Ahm (tapándose la boca) discúlpame!

Morfeo: No importa, así me gustan, agresivas, fuertes, creo que así tienes que esforzarte más y si ese esfuerzo hace crecer mis músculos, mucho mejor (guiño)

Rou: ¿Perdón?… mira Morfeo, ellas son como mis hijas entonces te voy a pedir que las trates con cuidado y con respecto a ti, ven, vamos a mi oficina para ver lo que tenemos para ti

Ágata: Esto se va a poner bueno

Jélica: ¿Más bueno de lo que esta? No lo creo puts, míralo como las mueve .. (mmhh)

Sirene: Ay niña, tenemos que hacer algo contigo… Por otra parte, saben… No creo que dure

Ágata: Pues a ver que pasa

Dicen que las primeras impresiones valen mucho, y ésta lo fue. El galán de barrio al que muchos admiran y se dejan llevar en sus brazos no es más que una estafa, y como tal, pagará por su peculiar sentido del humor