De noche por la ciudad

La verdad, el hecho de “estar ocupado por el trabajo” era un estado que veía un tanto lejano a mi realidad. Pero hoy viernes me doy cuenta de que es más cotidiano que nada. La chamba se empieza a hacer más complicada y la presión esta de a peso (Pásele pásele nervios del rou a peso, solo hoy!). Afortunadamente, la naturaleza es sabia, pero no todopoderosa por lo que recurre al instinto folklórico del mexicano para hacer de una desgracia una fiesta, me dice que me vaya a vagar por la ciudad.

Una noche en dowtown sería lo más recomendable.. para suerte de muchos, ese paseo sustituyó la caminata nocturna por el bosque en tiempos medievales.. algunos se hacían a caballo, otros era una mera formalidad.

Quiero un caballo negro para el circo..

(Saludos y buen fin de semana a todos)