El arte del circo

Por ahí me dijeron que el ser humano es un ser artístico por naturaleza, que haga lo que haga será estético y si lo logra, será artístico. Pues ultimamente ha salido de nuevo el gusanito de saber para qué soy bueno, es decir; qué es eso que me queda mejor que a los demás.. (eso me recuerda a mi profesor de fotografía que viene de España, alguna vez nos dijo que uno no se debe de pasar toda la pinche vida descubir ese “algo” que nos hace distintos al arte de los demás. Lo que me sorprendió fue la forma tan correcta de usar el “pinche” pese a que no tiene más de 6 meses en el país..) bueno, a pesar de todos los pendientes que tengo con el circo, con la familia, amigos etc. me pude dar este domingo para descansar un rato (obviamente tuve que quedar mal con varias personas) y a probarme en el rubro de las artes, que aunque se que no soy del todo un maestro en ellas, me gusta estar frente a unos colores/crayolas/plumones/lápices y rayar/dibujar/colorear lo que salga.

Tal vez una preparación desde pequeño es este punto habría sido la diferencia entre un Picasso y un Rou, pero creo tener el coraje para enfrentarme a ellas no importándome si tengo la capacitación o no para hacerlo (Eso en otras palabras se llama ser: Pen.. con iniciativa, pero no entraré en detalles en éste post). Así que me metí a la página que una vez Econde recomendó. Agarré los ciberpinceles y el resultado fue el siguiente:



LA DIVINIDAD EN PELIGRO



El hecho de creer que uno nace siendo bueno para algo en específico es una tremenda mentira que los padres te hacen creer desde pequeño (niños del mundo, no se dejen!). La verdad es que uno tiene que prepararse y agarrar al toro por los cuernos; ya las circunstancias y un poco de decisión personal lo encaminarán hacia aquélla actividad en la que uno se pueda dar el lujo de ser el mejor.

La verdad es que la pintura/dibujo no son para mí, así que a lo largo de esta semana estaré buscando aquello que me haga sentir agusto haciéndolo. So be prepared..

Photo!