La infancia de Ágata

Al estar revisando las fotos del circo me encontré con las fotos de las chicas cuando eran pequeñas; si ustedes las ven podrían darse cuentas que desde niñas ya figuraban para la artisteada. Por ejemplo Ágata, desde antes de que se fuera a África como cazadora de leones vivía en un pequeño poblado de Alemania (tal vez de ahí su carácter recio y un tanto frío) pero como buena hija de familia, ayudaba en los quehaceres de la casa sin decir una palabra; le ayudaba a su papá a organizar la oficina que siempre olía a humo de cigarro y en donde podías encontrar papeles por todas partes. Con su mamá era diferente, le ayudaba en cuestiones, que en ésa época, se podría decir que era más femeninas como limpiar la casa o ayudarle con la cocina. Ésta última era de las actividades que más disfrutaba, porque era toda una aventura ir por ella; sobre todo si la acompañaba su monito Lincon.

Su monito Lincon se lo regaló su mamá en su cumpleaños #5 y como buen juguete nuevo, Ágata lo traía para todos lados y es que pareciera ser el hermano que nunca tuvo. Llevaba puesto el mismo perfume que ella, su sombrero de copa se limpiaba todas las noches del polvo acumulado del día, y la barba era peinada en las mañanas para mostrarse como todo un Juguete que la gente tenía que admirar.

Un día, las cosas cambiaron para mi niña. Cuando regresó de la escuela se dio cuenta de que un gran auto negro se encontraba al frente de la puerta de su casa. Desconcertada, apresuró el paso con tal magnitud que la mochila aguamarina se zafó de sus hombres cayendo al piso y desbordando los útiles que llevaba al colegio. Sus cabellos reflejaban el radiante sol que se iba a apagar esa misma tarde. Se llevaban a su madre sobre una camilla azul que era sostenida por dos hombres. Nunca entendió lo que pasó esa tarde pero jamás volvió a ver a su madre.

Jamás preguntó por su madre desde aquella vez, pero seguía ayudando en los deberes de la casa y todas las tardes regresando del colegio pasaba por la misma carnicería solamente para recordar lo que se sentía ser una niña otra vez.



Photo!

One response to “La infancia de Ágata”

  1. Anonymous says:

    poor agatha… poor dear….
    Será que ahora caza y doma leones porque quiere sentir que tiene el control sobre la vida, la vida de los demás??? para que no se le vayan más…

    poor agatha… poor dear… poor Lincoln

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *