Una semana y contando..

Viernes viernes viernes, ¡¡¡por fin!!! creo que este día es el desahogo de toda una semana. Al pobre le toca irse de parranda, idas al cine, fiestas, en fin, la buena vida.

Lo que no ocurre con el lunes por ejemplo, para mí que es un señor apático y gordinflón con un tedio impresionante por “descansar” el fin de semana, con el santo de su devoción (San Lunes) es el enemigo No.1 de todos los mexicanos.

En cambio el martes es un poco menos haragán, y más optimista por creer que ahora sí se van a cumplir los objetivos de la semana. Podría ser el típico adolescente con sueños guajiros que todos algún día tuvimos (sniff)

Ya yendo por la mitad, el miércoles es el fastidio de todos, por no estar ni al principio in al final de esta vida de semana. Yo creo que podría pasar por incógnito con todos sus demás hermanos, ¿ a quien diablos le importa el miércoles? ¿Acaso es el día en que nos pagan?: no siempre, ¿tenemos citas importantes los miércoles?: ¡no! ¿El miércoles se va a misa: ¡yo no voy a misa! es más, no merece tantas líneas como lo podría merecer el jueves.

Él es como el chavito que ya lo dejan salir a fiestas y empieza a fumar, medio reventado y al a vez medio formal en sus deberes, pero no por algo le ponen de apodo el juebebes, él sí qiuere ser alguien en la vida pero vive constantemente en una dualidad trabajo-desmadre

Y por último, la parejita que todos queremos: sabado-domingo. Creo que ellos pudieran ser esos padres que nunca tuvimos, comprensivos y cariñosos, que te dejan en su regazo si quieres descansar, aquéllos que te dan permiso de ir a una fiesta si as´lo quieres. Ellos son los todo poderosos.

Diablos, creo que necesito descansar..

(Buen fin de semana a todos)

Hay gente que le gusta crear historias.
A mi me gusta vivirlas