El muro de los Eucaliptos

En un reino no tan lejano al circo viven dos amantes que desde años atrás han hecho lo posible por estar juntos; han librado grandes batallas el uno con el otro y con sus respectivos enemigos. Podría decir que son de los más grandes guerreros que hay por el feudo, sin embargo, todas sus acciones las han hecho separados, cada quien en su reino, sin adentrar la vida del otro en la suya, si acaso, con una carta impregnada del perfume de cada quien pueden darse cuenta de lo que sienten el uno por el otro. Estas cartas han sido asimiladas a la vida de cada uno que pareciera que vivieran juntos cuando no lo es así; los separa un muro de eucaliptos del tamaño del amor que se tienen. Y rara vez, probablemente cada luna llena, pueden verse el brillo de los ojos de cada uno a través de las ramas y ese preciso instante es el momento en que se juran amor eterno.

El tiempo continuó, los eucaliptos seguían creciendo y el follaje se hacía cada mas espeso pero para el destino no le resultó suficiente, y mandará a uno de ellos al otro lado del mar para poner a prueba el coraje que tanto se han jactado de tener.

Creo que ninguno romperá su promesa.