Mi pañuelito blanco

Difficult times lies ahead, Harry. Si, se lo dijeron a él, pero a mi nadie me advirtió que tuviera que estar listo, fui yo solito quien se dio cuenta que debe de estar listo para los trancazos emocionales porque de no ser así, me iba a chupar la bruja o algo por el estilo y es que el próximo martes se va el último de mis 4 best friends a estudiar al extranjero.

Efectivamente, en el transcurso de una semana, empezando por el domingo pasado por “the chosen one” (mega sniff) empezaron a irse; un@ por un@, tod@s ell@s list@s con sus maletas en el aeropuerto ¿y yo? con mi pañuelito blanco gastado de tanto usarlo en las despedidas. Me pregunto si hubiesen sido gradual las despedidas me dolería menos, pero la verdad lo dudo mucho. Simplemente me tiene aturdido la rapidez en que se dieron las cosas y lo que pueda venir a raiz de ello (ya saben, uno se hace la idea de que va a estar todo la mayoría del tiempo con los brohers & lovers y ZAZ! a la mera hora no).

Ahora seré todo un Rou multicultural si es que quiero ir a visitarlo@s a tod@s, ya Canadá, Estados Unidos, Inglaterra o Dinamarca (aquí entre nos, prefiero la última jiji) (suspiro) ah pa que me hago wey, no puedo tapar el sol con un dedo, pero si tocar a la Eiffel con él (Sniff).


.