Conexión

Porque todos estamos conectados de alguna manera, ésta es la extracción tal cual de lo que ronda en mi cabeza en un día común como hoy. El principio tuvo que ser creado, ficticio, pero el proceso es el mismo.

-Mmmhh nublado, que raro, ayer estaba el día mas despejado, en la noche que fumé un cigarro, que por cierto no voy a volver a comprar Benson mentolados light, el cielo se veía despejado, al menos no con tantas nubes lo que da como resultado una noche cálida porque según me dijeron, las noches claras, al menos en inviero, suelen ser más frías que cuando se encuentra nublado. En lo personal se me hace comprensible, pues actúa como una capa que no deja que el calor se escape, igual que la cobija que agrego en esta temporada de frío que me recuerda poner en “on” mi ciclo invernal. Con él, llegan los meses de lunas hermosas en octubre, de colores mexianos en noviembre y en un sin fin de cosas por hacer en diciembre que últimamente se ha visto completmente distinto en épocas en que toda la familia estaba junta por mi abuelita que falleció en abril del 2004; con ella fue la primera baja sanguínea de mi vida y la caída/renovación de todo lo que tenía como “verdadero”, ya ves, nada sólido, puras cosas líquidas como mis pensamientos respecto al mundo, la vida y los “deber ser” de los discursos ofrecidos. A veces pienso en que todos estamos conectados, todos y cada uno de nosotros, las situaciones, grandes cadenas que indirectamente nos enlazan, siendo así tengo que ver con el “el otro”, el desconocido, el que por su mirada soy y el que por mi mirada es… tantas cosas me hacen pensar en la esquizofrénica vida de cada uno, en la mía y en la tuya, pero que bien se siente ver a todos reunidos entre pequeñas coincidencias.

Recordatorio

Esta frase es tan conocida, tan útil y tan necesaria que se las dejo para su regocijo:

“no es que no me importe, sino que me vale madres”

Tan útil en tiempos de cólera que se vuelve la manera más eficaz de olvidarte de que algún día estuviste mal.

Así de fácil, así de sencillo