Agobio

Rou Edomex 28 de octubre. (…) Santa María madre de Dios ruega por nosotros los pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amen. No quiero morir, estoy cansado y tengo mucho sueño.

Pareciera se tratara de una broma de mal gusto, mis pies no me responden, veo borroso y no hay poder humano que me haga levantar de este viejo sillón. Las voces que escucho a lo lejos son de mis amigos, sé que hablan de mi pero no puedo abrir los ojos, sin embargo, sé perfectamente dónde se encuentran por la dirección de donde provienen las voces. Fernando sigue a mi lado, él me había dicho que tuviera cuidado pues era mi primera vez, Sasha, ?el alemán? a mi izquierda, platicando en inglés de la diferencia entre la alemana y la colombiana: ?colombian is much better, probably the best I´ve tasted?. Otros amigos frente a la mesa saben que no estoy del todo bien, pero no es para tanto como para llamar a los servicios médicos.

Sigo cansado, todo a mí alrededor pasa t.a.n. l.e.n.t.o. q.u.e. m.e. c.a.n.s.a. y. m.e. d.a. s.u.e.ñ.o, hago un gran esfuerzo, abro los ojos, siguen todos en los lugares donde los había dejado por primera vez, y el reloj solamente avanzó un número; apenas si se puede distinguir entre tanto humo en la habitación. Inhalo fuerte, entra aire pero no pasa nada, vuelo a inhalar hasta que se me infla el pecho y el abdomen y… nada, el aire que esta en mis pulmones no es llevado a la sangre. Hago una cara de pánico a mi compañero de junto, sabe lo que me esta pasando y me pide que me tranquilice. Inhalo; una pequeña fibra de aire se cuela entre mi garganta que silva desesperada. No tengo por que preocuparme, dificultaría el paso del tan preciado aire. Va de nuevo, más lento, tráiganle su inhalador se escucha a lo lejos, inhalo profundo, gran error, no entra nada, inhalo por segunda vez, el pecho me chifla más fuerte e impide la segunda bocanada de aire, Dios te salve María llena eres de, inhalo y una pequeña ráfaga de aire entra, el señor es contigo, inhalo y continua pasando el aire, bendita eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, inhalo y aunque el pecho silva permite la entrada, todo está tranquilo, todo esta l.e.n.t.o u.n.a. v.e.z. m.á.s. duermo.

Despierto en un fondo blanco, sin ruido, un haz de luz blanco en el ambiente es el primer indicio de mi terrible sospecha, afortunadamente es el techo de mi habitación que me recuerda uno de los peores sueños que he tenido en mi vida.

5 responses to “Agobio”

  1. skene says:

    shangos y gorilaz batman¡ a la comunidad bloggera le ha dado por tener sueños un tanto extraños.

    “dios nos agarre confesados skenita”

  2. BerEnOiSe says:

    Que mal viajee!!! y es neta eso de que resabas en tu sueño? o solo es apritivo de la narracion? o unas ganas enormes de que maria santisima te sacara del jalon? jijiji!

    Que mal viaje!!!

    se siente mas feo soñarlo que vivirlo, creo!

    si lo vives no pasa de un mal viaje, pero un sueño de ese tipo es medio traumatizante, no se si sea la linea mas delgada entre los dos emisferios, you know!

  3. Chingasatt says:

    Al parecer te quedaste a mitad del trance entre los dos mundos. Es como cuando dicen que se les subio el muerto.

  4. minotauro says:

    nunca te duermas sin cenar, mi buen rou…

  5. EConde says:

    El problema es la comida. Ya te he dicho que no hay que cenar pesado antes de irse a dormir (por cierto las pizzas y los sueños no se mezclan muy bien)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *