Mi abuelito

De unas semanas para acá, mi abuelito se ha quedado a vivir en mi casa por que anda muy malo de salud y es mejor que esté cerca para darle la atención que se merece vigilarlo.

Verán, siempre ha sido muy activo, mucho tal vez para su edad o para lo que estamos acostumbrados a ver en una persona de 88 años. “DonRu” como le decimos en la familia manejaba (ahorita ya no porque anda malito) tres veces a la semana a la casa de Cuernavaca, incluso iba y regresaba el mismo día nada más porque “tenía que revisar que la alberca estuviera funcionando correctamente”.

Ayer fui a su casa porque necesitaba unas tijeras que según él estaban en su mesa, pero no, estaban en su mochila de viaje; sí, esa mochila que se lleva a Cuernavaca tres veces por semana. Al buscar en ella, me encontré dos condones y un jabón; las tres cosas de hoteles diferentes.

Hoy lo llevé al Super, específicamente a la farmacia pero para no ver qué compraba me mandó al expendio del melate y me dice:

Rokito dile a la Sra X que juegue una tarjeta y que la mando saludar

Obvio no la mandé saludar y quien jugó la tarjeta fui yo. No iba a dejar que mi herencia recayera sobre la señora del melate

Esto en dos días nomás…